Frases de despedida

  • Una despedida puede ser un simple “hasta luego” o una puerta que se cierra para siempre. Depende de ti. Ahora piensa: ¿en qué quieres que se convierta tu despedida?

  • Si el primer beso fue difícil, imagínate lo imposible de este, que es el último.

  • Cuando nos despedimos no queremos asumir la realidad de que nunca más volveremos a ver a esa persona que se aleja de nosotros con los ojos tristes y el cuerpo cansado. Por eso es que disfrazamos nuestras despedidas de un “hasta siempre” que sabemos nunca se cumplirá.

  • Un adiós es una de las situaciones más difíciles por las que debemos pasar en nuestra vida.

  • La tristeza de decirte adiós no se compara con la de no volverte a ver nunca más.

  • Dejar partir es parte del aprendizaje que la experiencia de amar tiene para legarnos.

  • El destino se ha encaprichado en separarnos de vuelta. Ahora es turno de captar el mundo, cuidarnos mucho, ser felices por nuestra cuenta y volver a juntarnos cuando la vida se haya encargado de convertirnos en la persona que el otro necesita para ser feliz. Hasta pronto, vida mía.

  • Que la despedida que hoy cosechas con un “olvídate de mí”, no se haya gestado en un “ámame para siempre”.

  • No dejes que el dolor de la despedida te haga decir adiós de forma molesta o enojada. Nunca sabes cuándo volverás a encontrarte con la persona a quien hoy debes dejar partir.

  • El decir adiós es parte de la vida, es parte de abrir una nueva puerta para empezar una nueva etapa, es parte del crecer.

  • Despedirse de alguien a quien amas es como dejar ir a una parte de tu cuerpo.

  • Dejar partir es la parte más difícil del amor.

  • La amargura y las lágrimas de la despedida se disipan cuando aparece la ternura de los recuerdos.

  • Siempre asegúrate de dar un buen cierre a ese vínculo que hoy se termina; una buena despedida te garantiza que no se quedarán esperándote en la estación de un tren.

  • La despedida pierde toda su validez si ambas personas aún se llevan en la piel.

  • Una despedida no siempre es desterrar a alguien de nuestro corazón, sino simplemente implica cambiarlo de lugar porque en el lugar en el que está nos perjudica.

  • Nuestra amistad no se termina con esta despedida, solo cambia a semipresencial.

  • “Hasta nunca” son dos palabras que nunca deben decirse bajo el narcótico efecto del dolor o del enojo; podrían hacerse realidad cuando lo que queremos es lo contrario.

  • Muchas veces decimos adiós para siempre cuando sabemos que siempre seguiremos pensando en esa persona.

  • Esta despedida marca el final de algo que nunca debió comenzar, por lo tanto tampoco terminará, sino que nunca fue de verdad.

  • Cada pequeño adiós es una despedida atroz para mi pobre corazón, pero sé que pronto volveré a abrazarte y estaré de nuevo en el cielo.

  • No quiero que te vayas, pero sé que esta partida es lo mejor para ti. ¡Te deseo lo mejor del mundo, amigo del alma!

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS